100648162_2894799433973890_1552946306060648448_n
FECHAS-PATRIAS-2021
portada

XIX CONGRESO INTERNACIONAL: "EL FUTURO POR-VENIR" Psicoanálisis entre Certezas, Perplejidades e Incertidumbres


La incertidumbre es un componente esencial de la vida, a lo largo de ella, siempre tenemos certezas que se nos van cayendo, algunas las vamos reconstruyendo y otras nuevas van apareciendo. Sin embargo, la pandemia trajo consigo una incertidumbre mayor respecto al presente inmediato y al futuro próximo. Janine Puguet sostenía que ataques violentos e inesperados precipitan un derrumbe súbito de certezas, provocando en este caso un estado desorganizado de pensar que denomina perplejidad. El presente congreso “El futuro por venir” es una invitación al ejercicio creativo de trascender a esta perplejidad e imaginarnos el futuro, desde el psicoanálisis, con los cambios vividos, considerando aquello que puede permanecer y lo que se va a transformar : ¿cómo saldremos de este estado? ¿Cómo afecta los diferentes aspectos de nuestra subjetividad individual y social? ¿dónde nos ubicaremos? Necesitamos entender los cambios a los que nos estamos enfrentando: en los vínculos, en el cuerpo, en el ejercicio mismo de nuestro quehacer profesional, en lo que se viene develando y conformando respecto a nuestras sociedades.

  • Redes, Tecnología, virtualidad: viejas y nuevas formas de vincularidad

La situación actual de la pandemia nos ha empujado a un distanciamiento físico, necesario, mediado por la incertidumbre, de modo que la virtualidad ha cobrado fuerza como la única posibilidad segura de mantenernos en contacto con el afuera. Esta situación se instauró en diferentes esferas de nuestra vida, incluso en el espacio terapéutico, a su vez, impactando a todas las generaciones. Así la mayoría de nuestros vínculos, relaciones, espacios de socialización, son atendidos desde diversas pantallas, reproduciendo parcialmente algunos aspectos de la presencia. Sin embargo, la sensación de presencia puede ser muy intensa, o puede ser sentida como insuficiente. Algo debe estar ocurriendo en esta nueva manera de vincularnos, ¿qué es lo que permanece y qué es lo nuevo?, ¿qué miedos se entretejen?, ¿cómo se verán afectadas las futuras generaciones?, ¿qué tipo de paciente nos espera en el futuro no muy lejano?

  • Cambios y permanencias en la teoría y la clínica psicoanalítica en tiempos de incertidumbre 

El escenario incierto presenta nuevos retos al psicoanálisis tanto desde la perspectiva teórica como en la clínica. Desde una perspectiva teórica, ¿qué conceptos nos facilitan comprender los vínculos o los estados anímicos hoy?  Por otro lado, desde la clínica psicoanalítica, se ponen en cuestionamiento el encuadre, la virtualidad y surgen algunas preguntas como ¿es sostenible en el tiempo? ¿Cómo volveremos al consultorio? ¿Cómo va a ser el retorno? El vínculo con el otro se vuelve amenazante, pues tanto el terapeuta como el paciente pueden representar un peligro invisible. De otro lado, ¿la formación terapéutica continuará virtualmente?

  •  Niños y adolescentes: Los retos del hoy y su impacto en el porvenir

El ser humano, en su proceso de crecimiento de niño y adolescente hacia la adultez, transita por diferentes procesos de integración y desintegración, en los cuales la presencia de otros niños y adultos es fundamental. El confinamiento y las demás condiciones para nuestra supervivencia que nos plantea el pasado reciente y la realidad actual, contrariamente, nos enseña que el relacionarse con el otro es peligroso, que los espacios de intimidad y, por ende, de autonomía están siendo amenazados. Entonces, ¿de qué modo este contexto afecta la etapa previa del desarrollo del niño y el proceso de individuación de los adolescentes?, ¿qué alternativas tenemos para asegurar su logro de la mejor manera posible?, ¿cuál es el rol de los padres, educadores y terapeutas para este propósito?, ¿cuáles son los estados de recurrente perplejidad que les dejan las pérdidas y cómo ayudarlos a elaborarlas?  son algunas de las interrogantes que dan cabida a la reflexión en este espacio. Finalmente, no podemos dejar de pensar en las nuevas configuraciones vinculares.

  •  El futuro por venir en la sociedad y la cultura.

La irrupción del coronavirus afecta a la humanidad en su conjunto, poniendo en tela de juicio determinados valores y conquistas como la libertad individual de cara a la seguridad de los demás. En nuestro país, ha evidenciado los problemas que hemos negado socialmente, uno de ellos la alteridad: ¿quién es el otro? ¿es mi semejante? La pandemia convoca a la reflexión sobre la presencia de los otros en nuestra vida individual y colectiva: ¿cómo se ha ido dando la precarización o el fortalecimiento de los vínculos? De otro lado, el arte y otros espacios transicionales que han servido de elaboración se han visto afectados: ¿cuáles son los cambios por los que está atravesando el arte?